Invertir para la jubilación: El Método Bogle

El método Bogle es una estrategia de gestión de cartera muy simple y a la vez muy dinámica.

Fernando Luque 27/08/2015
Una de las grandes preocupaciones de aquellos inversores que quieren preparar su jubilación es con qué distribución de activos deben construir sus carteras de inversión. En esta sección iremos dando pistas sobre cómo hacerlo. Pero, sin duda, la estrategia más simple que hemos podido encontar es el denominado "método Bogle".

John Bogle es todo un personaje en el mundo financiero. Es el fundador de la prestigiosa gestora Vanguard, una de las mayores de Estados Unidos. Bogle nunca ha escondido su preferencia por los fondos de gestión pasiva frente a los de gestión activa. También es muy crítico con la industria de la inversión colectiva y, en particular, con las elevadas comisiones de gestión que cobran muchos fondos.

 
El método estipula que un inversor debería invertir un porcentaje en renta fija equivalente a su edad y el resto en acciones

De hecho, los fondos de Vanguard figuran entre los más baratos del mercado. Pero Bogle también es conocido por sus recomendaciones muy prácticas y muy simples a los inversores y es, al mismo tiempo, un gran defensor de la diversificación de las carteras de inversión. Una de sus recomendaciones más famosas en ese sentido es la que podríamos llamar el “Método Bogle” que estipula que un inversor debería invertir un porcentaje en renta fija equivalente a su edad. Es decir, si un inversor tiene 30 años, debería invertir un 30% en renta fija y el resto, un 70%, en renta variable. Un inversor de 60 años debería tener en su cartera un 60% de renta fija y un 40% de renta variable.

Detrás de este sistema hay dos ideas muy simples, pero tremendamente importantes, Primero, que siempre hay que tener una cartera diversificada entre renta fija y renta variable (salvo si uno cumple 100 años, siempre debería tener una parte de sus ahorros en bonos y otra en acciones). Segundo, que a medida que uno vaya envejeciendo la parte de renta fija adquiere más importancia, lo cual tiene su lógica ya que uno es más averso al riesgo. El Sistema Bogle también debe entenderse como un sistema dinámico. No sólo se trata de invertir en función de la edad y olvidarse de la cartera, sino que uno debería ajustar el peso de la renta fija y el de la renta variable a medida que vayan transcurriendo los años. Si uno tiene 30 años ahora e invierte un 70% en acciones y un 30% en bonos, dentro de 5 años, por ejemplo, debería redistribuir su cartera para tener un 35% en renta fija y un 65% en acciones.