¿Es viable nuestro sistema de pensiones? Propuestas de mejora

Rafael Doménech, responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Research, analiza los factores clave para asegurar la sostenibilidad y suficiencia del sistema de pensiones y el impacto de los mecanismos como el Factor de Sostenibilidad y el Factor de Revalorización

¿Es viable nuestro sistema de pensiones? Propuestas de mejora © kirill_makarov - www.shutterstock.com/es

 

 

Instituto BBVA de PENSIONES

30 de junio de 2016 | 00:00

Numerosos debates actuales giran en torno al futuro de las pensiones: ¿Es sostenible el sistema? ¿Podrá proveer a los futuros jubilados de un nivel de rentas adecuado?

Rafael Doménech, responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Research, exponía su punto de vista acerca de estas cuestiones en la conferencia que ofreció el pasado 29 de julio en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP). Vamos a analizar los puntos clave de la misma.

La suficiencia, un derecho constitucional

La suficiencia de ingresos de los ciudadanos de la tercera edad queda recogida en el Artículo 50 de la Constitución Española, que garantiza que los poderes públicos proveerán del nivel de renta suficiente a estos ciudadanos mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas.

Para poder ofrecer este nivel de suficiencia, es esencial un sistema de pensiones sostenible y viable, que además no genere incertidumbre en otros ámbitos de la economía y la sociedad, como la inversión, el empleo, el crecimiento o el bienestar. Esta sostenibilidad ha sido el objetivo primordial de la reforma de 2013, que busca el equilibrio presupuestario estructural entre ingresos y gastos del sistema de reparto.

El principal reto en este objetivo de sostenibilidad tiene carácter demográfico: Cada vez vivimos más años (La esperanza de vida a partir de los 65 años aumenta aproximadamente 16 meses cada 10 años) y además España se sitúa en los puestos de cabeza a nivel mundial en materia de longevidad.

La reforma de 2013 introdujo dos mecanismos:

Factor de Sostenibilidad (FS)

Actúa sólo sobre el cálculo de la pensión inicial y la modera por el aumento de la esperanza de vida respecto a un año base. Se trata de que dos personas que se jubilan en dos momentos del tiempo diferente (y con distintas esperanzas de vida) y que hayan contribuido de manera semejante, perciban la misma cuantía global de pensión.

El Factor de Sostenibilidad entrará en vigor en 2019 y se realizará una revisión de la variación interanual de la esperanza de vida cada cinco años según datos de la Seguridad Social.

Índice de Revalorización de las Pensiones (IRP)

Determina el crecimiento anual de las pensiones, de acuerdo con los ingresos disponibles por sistema público de pensiones en el medio plazo.

El objetivo es mantener el equilibrio presupuestario entre ingresos y gastos del sistema de pensiones, corregidos por el ciclo económico. Impide que puedan pagarse pensiones incurriendo en un déficit estructural.

El Índice de Revalorización de las Pensiones fija una revalorización anual mínima en las pensiones del 0,25% y una revalorización anual máxima del IPC + 0,50% y en su cálculo se aplicará una media móvil centrada de 11 años para eliminar los efectos del ciclo económico.

Sostenibilidad y suficiencia: Objetivos ligados

El Índice de Revalorización de las Pensiones garantiza el equilibrio presupuestario a largo plazo y permite todas las opciones salvo una: abonar pensiones incurriendo en un déficit estructural, algo que requeriría tomar medidas adicionales.

Una vez asegurada la sostenibilidad del sistema, el debate debería centrarse en objetivos de suficiencia, generosidad y eficiencia del sistema.

Dado que las previsiones apuntan a que el número de pensionistas aumente más rápidamente que el número de cotizantes, el ratio de pensión media sobre salario medio disminuiría. Y dado que se espera que el número de pensionistas pase de los 9 millones actuales a los 15 millones en 2050, la Seguridad Social debería contar para ese año con 27 millones de cotizantes para mantener la tasa de beneficio actual.

Posibles soluciones

Ante este aumento de la tasa de dependencia (más pensionistas y menos cotizantes), las posibles soluciones se extraerían como combinación de este tipo de medidas:

Aceptar la reducción de la pensión media sobre el salario medio y compensarla con más recursos procedentes del ahorro privado.

Aumentar los recursos destinados a pensiones públicas para evitar la caída de la tasa de reemplazo (porcentaje que supone la pensión sobre el salario anterior a la jubilación): más impuestos o menos gasto público en otras partidas presupuestarias.

Realizar reformas estructurales.

Sostenibilidad y suficiencia: Conclusiones

El sistema público de pensiones es una pieza fundamental del Estado de bienestar y, por lo tanto, necesita tener garantizada su sostenibilidad.

El Factor de Sostenibilidad es una regla transparente que asegura que el sistema público de pensiones se sostiene por sí mismo y refuerza el sistema ante las tensiones demográficas y condiciones económicas cambiantes.

Los mecanismos de sostenibilidad garantizan a medio y largo plazo el equilibrio entre los gastos e ingresos de un sistema público de pensiones que debe estar en observación permanente para que cumpla con sus objetivos.

A corto plazo, el poder adquisitivo de las pensiones dependerá de la intensidad de la recuperación económica y de los ingresos: a mayor crecimiento, mayor revalorización.