Alvar Nuñez Cabeza de Vaca

CABEZA DE VACA, ÁLVAR NÚÑEZ ( 1490- 1556). Álvar Núñez Cabeza de Vaca, explorador jerezano nacido hacia 1490. Hijo de el Caballero Veinticuatro Francisco de Vera y Teresa Cabeza de Vaca.

Era nieto de Pedro de Vera conquistador de Gran Canaria. Su apellido materno proviene de un ancestro que ayudó a conseguir la victoria en  la Batalla de las Navas de Tolosa con los cristianos  marcando con el cráneo de una vaca un paso sin vigilancia en Sierra Morena. 

Cabeza de Vaca adquiere experiencia militar con el ejército español de Carlos V en Italia . En 1527 reside en Sevilla cuando Pánfilo Narváez prepara su expedición a Ameérica. Su servicio a la corona probablemente le valió el cargo de tesorero y alguacil mayor en esta expedición que parte con la misión de fundar una colonia en la Florida.

El 14 de Abril de 1528 desembarcan en las costas de Florida . A pesar de las protestas de Cabeza de Vaca, Narváez decidió separar a 300 hombres de sus buques de apoyo y reconocer el territorio haciendo desembarcos en diversos lugares.

Las tempestades y la mala suerte acompañó a la expedición acabando con la suerte de muchos de sus integrantes como contaría en “Naufragios” Alvar Nuñez.

Narváez decidió construir barcazas improvisadas y dejar la Florida por vía marítima. Su comando se había reducido a menos de 250 hombres, hacinados en cinco embarcaciones. El primer mes en el mar ha ido bien. Bordeando la costa, la pequeña flotilla se acercaron a la boca del río Mississippi. Pero en el trigésimo primer día una tormenta azota las barcazas,  de este modo acaba la expedición  de la que solo sobrevivieron unos pocos y otros quedaron cautivos de los indios.

 

 

 

[[Imagen:Viaje_Alvar_Nunnez.jpg|thumb|center|500 px|Hay diversas interpretaciones del viaje de Álvar Nuñez Cabeza de Vaca. En este mapa se muestran, en azul,verde y rojo, tres de sus posibles recorridos.]]

 

 

Cabeza de Vaca, Andrés Dorantes de Carranza, Estevanico y Alonso Castillo Maldonado fueron los únicos sobrevivientes de la expedición de Narváez. La mayoría de los otros sucumbieron a la enfermedad, las lesiones, los ahogamientos, o la violencia a manos de tribus hostiles costeras. Estos hombres, conocidos como los "cuatro náufragos rasgados" cuyo deplorable aspecto les salvo la vida, aunque les fueron asignadas las tareas más rudas llegando a  referir Alvar Nuñez que sus mejores momentos eran cuando adobaban cueros ya que se alimentabn de las raspaduras de la piel.

 

 

[[Imagen:Naufragios_Alvar_Nunnez.jpg|right]]

 

En un intento de mejorar su situación escapaban de una tribu a otra  poniendo en riesgo sus propias vidas. En una de estas tribus se vieron obligado a curar enfermos, disciplina para que no estaban preparados y para la que no contaban con medio alguno. Sin embargo, consiguieron aliviar los males de cuantos le acercaron cambiando su situación lo que les permitió  recorrer gran parte el continente hasta llegar a Méjico el país más cercano habitado por compatriotas. 

 

Alvar Nuñez embarca hacia España y llega Lisboa en 1537 diez año después de su partida. Permanece en Españ hasta 1540  donde escribe su historia, Naufragios, consiguiendo del Emperador el cargo de Adelantado Gobernador y  Capitán General de Río de la Plata territorio que abarcaba lo que hoy sería  la República Argentina, Paraqguay y Uruaguay.

 

Sale de Cádiz con rumbo  a Brasil  llegando a su destino el 15de Marzo de 1542 wse establece en sunción como Gobernador.  Dirante su gobierno se ganó el afecto de los indígenas por su gran sentido de la justicia y su trato amable y afectuoso. Este trato humano que empleaba no era del agrado de algunos expedicionarios movido por su afán de fortuna., que llegaron a apresarlo, someterlo a malos tratos y enviarlo a España junto con otros dos paisanos.

 

Durante la travesía fue puesto en libertad por sus guardianes pero no hicieron uso de esta posibilidad. Debido a las falsas acuaciones a la que fue sometido fue condenado por el Consejo de Indias y desterrado a Africa.

 

Descubierta su inocencia fue rehabilitado con una pensión de 2000 ducados, desempeñando la primacía del consulado en Sevilla donde muere querido y respetado en 1558.

Más en esta categoría: « José Luis Díez