5 enseñanzas sobre el gasto de los hogares más humildes del mundo

Las economías familiares de sociedades africanas difieren en mucho a las occidentales. A pesar de que muchos hogares ingresan entre 3 o 4 euros al día, también mantienen sus propias estrategias de gestión financiera.

Actualizado: 19/07/2015 15:37 horas

Las economías familiares de sociedades africanas difieren en mucho a las occidentales. A pesar de que muchos hogares ingresan entre 3 o 4 euros al día, también mantienen sus propias estrategias de gestión financiera.

La Fundación FSDKenya, afincada en Nairobi, ha estudiado a fondo la economía de este país, en el Este africano, y ha recopilado sus fundamentos en lo que ha denominado 'Diarios Financieros de Kenia'. Su trabajo fue monotorizar durante 16 meses 300 hogares: el 72% de ellos sobrevivía con menos de 2 dólares diarios.

De ese estudio en profundidad de las finanzas de estas comunidades de bajos ingresos se pueden sacar conclusiones que pueden mostrar una nueva perspectiva sobre cómo gestionar nuestros propios hogares.

Estas son las 5 ideas que se extraen del análisis de la economía familiar media de Kenia:

1) Unas fuentes de ingresos volátiles exigen creatividad y flexibilidad.

Un hogar keniata tiene hasta 10 fuentes de ingresos diferentes como media: desde la agricultura al trabajo temporal, un pequeño negocio o los recursos que obtienen de amigos y la familia. Todas esas fuentes de financiación fluctúan y cambian constantemente, mientras que en Europa la principal (y mayoritaria) vía para ingresar es la nómina, a la que en ocasiones se suma alguna pequeña inversión. Un mosaico de ingresos supone que las estrategias financieras cambien constantemente. Lo primero que se puede aprender de esta realidad es que se puede vivir con varias fuentes de ingresos, aparte de nuestro sueldo.

2) Los presupuestos son la base de la economía familiar y se adaptan de acuerdo al contexto, que va cambiando prácticamente de semana en semana

Los keniatas actúan como empresarios en su economía familiar: se fijan presupuestos 'vivos', que pueden estirarse y menguar cada día, y trabajan conforme a ellos. Ya hemos mencionado la volatilidad de sus fuentes de ingresos; el estudio cifra en 14 las diferentes maneras que puede idear un hogar medio para administrar su dinero. Necesitan hacer frente a diferentes necesidades de liquidez y por eso buscan más de una docena de maneras para conseguirlo. El principal aprendizaje es ser fiel a un presupuesto que se puede adaptar si es necesario.

3) El dinero tiene que estar continuamente funcionando.

Un dinero 'inmóvil' es, para una familia keniata, un dinero perdido. Sus ingresos están continuamente moviéndose, ya sea para crear pequeños fondos de emergencia, ayudar a sus amigos o familiares o realizar inversiones. Que el dinero esté funcionando, construyendo algo, es a veces más prioritario que el hecho de tener liquidez. Un hogar medio de este país trabaja con sus ingresos teniendo claro que el dinero sirve para ayudarse a sí mismos o a su comunidad: ésa puede ser una buena máxima para gestionar nuestras finanzas e incluso nuestro tiempo.

4) Los ahorros se mantienen en 'cuentas informales'

Los keniatas no suelen confiar en los bancos o no creen que tengan suficiente dinero como para abrirse en una cuenta bancaria. En este país funcionan pequeños sistemas de ahorro; grupos informales de cada comunidad de vecinos o de trabajadores. Esos canales informales comprenden mejor a las familias, saben que sus ingresos son volátiles, y llegado el caso son más tolerantes con los plazos, los impagos o la necesidad de liquidez.

5) Por mucho que hayan ahorrado, a veces el dinero puede no estar disponible cuando se necesita

Los keniatas son ahorradores disciplinados: siempre intentan 'salvar' parte de sus ganancias. A pesar de eso, la acumulación de riqueza no es sinónimo de liquidez. En ocasiones tienen dificultades para convertir sus activos en dinero en efectivo. Esa dificultad en el Este de África puede sonar ajena, pero muestra una realidad que debe alertar sobre ¿Dónde invertimos nuestro dinero?, ¿Qué garantías y qué seguridad nos ofrecen en tal o cual producto financiero o empresa a la hora de poner nuestro dinero en ellos? Para que nuestra economía familiar funcione a pleno rendimiento, debemos conocerla a fondo. No se trata sólo de monitorizar cada ingreso y gasto, sino de conocer su naturaleza. ¿Y si estamos pagando por servicios que no necesitamos? ¿Por qué no revisar o renegociar los intereses de esa deuda pendiente?

Estos cinco hechos sobre el funcionamiento de las economías familiares en Kenia ayudan a tomar una nueva posición sobre cómo entender nuestro dinero. Por ello, la herramienta Fintonic resulta útil para observar cómo gestionamos el dinero, proporcionando un diagnóstico sobre la economía doméstica.

pueden ayudarnos a tomar una nueva posición respecto a nuestra forma de entender nuestro dinero. En ese proceso de introspección en nuestras finanzas, la herramienta de Fintonic puede ser muy útil para ver cómo van creciendo y moviéndose tus números, siempre en tiempo real y sin engorrosos documentos de Excel. Esta herramienta -web y app- permite controlar y anotar en un registro cada inversión y cada ganancia, proporcionando así un diagnóstico certero de nuestra economía doméstica.

 

Fintonic