El PIB español crecerá más en 2015 que en 2016, según datos de la UE

La Unión Europea dio a conocer ayer sus proyecciones de crecimiento para España y ha presentado datos alentadores que coinciden con lo previsto por el Banco de España en marzo. El crecimiento del PIB español cerraría este año con un aumento del 2,8%, con menor ritmo en la segunda parte del año y del 2,6% para 2016.

 

 

 

 

Según el organismo europeo, se han presentado la combinación de una serie de variables que favorecen este crecimiento. La recuperación del empleo, la renovación de la confianza, las mejoras de las condiciones financieras, beneficiadas también por menores restricciones externas, han propiciado que finalmente España despegue del periodo de recesión. También la UE es optimista en que se aceleren los ajustes por desbalances externos en 2015.

Si bien el principal motor de este impulso de crecimiento es la economía doméstica, el informe de la UE destaca que se espera un incremento de las exportaciones que apuntalarán la inversión en equipamiento. Las mejoras en las exportaciones se esperan a partir de un precio y competitividad, se estima que la expansión de la oferta se ampliará hasta alcanzar un 1,2% del PIB y luego declinará un 1% en 2016 debido a una declinación en el precio del petróleo y una depreciación gradual del euro.

Uno de los datos clave que empuja la recuperación es el mejor empleo. En el último trimestre de 2014 la tasa de desempleo se contrajo a 23,7% y esta tendencia positiva se espera que se mantenga durante este año, alentada por una moderada mejoría en los salarios y un leve incremento en el costo laboral nominal. Para el año próximo se estima que la tasa de desempleo seguirá cayendo hasta alcanzar el nivel de 20,5%.

Otro de los sectores que da buenas señales es la construcción. Después de 7 años de ajustes, se espera también un leve aumento de la construcción, incluyendo inversiones en propiedades y residencias. La inversión pública, en cambio, contribuirá moderadamente al aumento de la inversión en este sector.

Con respecto a la inflación, la Unión Europea prevé que en España la tasa se mantenga negativa en el corto plazo en 0,6% en 2015. No obstante, en 2016 la inflación pasaría a una tasa positiva aunque se mantendría baja.

Estas perspectivas presentan un escenario favorable para invertir en la economía española o bien en los valores del IBEX 35. La renta variable española ofrece oportunidades para el trading con CFDs sobre todos los títulos del selectivo español.

Recuperación del déficit

Según datos del Eurostat, el déficit del Estado se ha reducido del 6,3% en 2013 al 5,7% del PIB el año pasado. La reducción del déficit se debe principalmente a las mejoras macroeconómicas. En 2015, la Unión Europea prevé que España siga esta tendencia y que logre bajar el déficit a un 4,5% y una unidad más de porcentaje en 2016, pese a la reciente implementación de un recorte de impuestos.

En cuanto a riesgos, la incertidumbre deriva sobre el impacto real de la reforma fiscal en los ingresos y también sobre la dirección que tomen las elecciones sobre el final de este año.

Los CFDs son un producto financiero complejo. Se trata de un producto apalancado cuyas pérdidas pueden exceder el depósito inicial. Los CFDs pueden no ser adecuados para todos los inversores.